El teléfono de Marga

José Carlos Peña Gª del Pozo

Cuando Marga se marchó sin avisar ni despedirse, dejó abandonadas algunas pertenencias en casa de Félix: dos blusas, un libro, un viejo teléfono móvil y una gorra de cuadros que él le había regalado la tarde que se conocieron. Dejó también una carta muy larga que él prefirió no leer, imaginando de antemano la retahíla de recriminaciones con las que ella justificaba su decisión de romper. (más…)

Pero hombre… si es que no se puede ser tan tonto

Carolina Olivares

Camino del centro comercial iba feliz, disfrutando de la caminata e imbuida en mis pensamientos.
La mañana radiante y soleada acompañaba a los madrugadores como yo.
Y paralela a la carretera continuaba mi andadura hacia el destino final. (más…)

0 0 0 0