Félix Martínez Martínez

Esta historia era muy común de todos los pueblos de España pero no por ello deja de ser interesante, pues lo que yo he querido reflejar es la buena sintonía y gran amistad que reinaba en los pueblos y las noches en que los vecinos se sentaban a tomar el fresco en la puerta de las casas y se formaban tertulias que ahora no se llevan y cuando se vive de pequeño las recuerdas con más cariño. Vale la pena recordar.

Esas noches de verano
nos sentábamos al fresco
con los vecinos de al lado
y los mayores hablando
los trabajos y el tiempo.

Y hablaban de sus mayores
cuando ellos eran pequeños,
y tu escuchabas atento
esas historias de viejos esas historias sencillas eran cuentos verdaderos
con ese cielo tan claro
con estrellas y luceros
y alguna estrella fugaz
que surcaba el firmamento.

Como recuerdo esas noches,
me aportan buenos recuerdos
de vecindad y amistad
que se llevaba en el pueblo.

Nuestros sueños desde niños
eran claros como el cielo
esas noches de verano
y sentados en el suelo
con amor y con nostalgia
desde siempre las recuerdo.

[De su libro Mi poesía es tu poesía]

Photo by freestocks.org on Unsplash

Otros relatos:

0 0 0 0